Eclectia Marketing TM

Sabemos lo importante que es dar forma a tus ideas. No permitas que una mala planificación te impida conseguir tus metas.


Deja un comentario

“Tu no vales para esto, debes implicarte menos porque si no, no eres rentable”

Objetivos, valores e introspección:

Este post está basado en una experiencia personal y trata sobre cómo identificar una debilidad para convertirla en una fortaleza y cómo identificar los valores de uno mismo para saber si son coherentes con tus objetivos.

Tras años creyendo en una forma de trabajar, un estilo de vida, y unos valores basados en un referente; estas palabras se clavaron en mí como un puñal. ¿Qué estaba haciendo mal? ¿Era mi implicación con mis compañeros y clientes una debilidad? ¿Horas de trabajo y esfuerzo tiradas por la borda?

Si tu empresa está formada por personas, éstas deben compartir tus valores y objetivos, o bien, debes saber que en caso contrario tú, empresario, has de hacerles conocer cuáles son para evitar que la empresa vaya a la deriva. Quien no se suba al carro, que se baje, pero siempre y cuando sepan cuál es el rumbo del barco que diriges. Los objetivos deben estar claros, y los valores por los que se rige la empresa, también. Efectivamente, en los negocios y en lo personal sucede de igual manera: tus valores deben guardar coherencia con tus objetivos.

Por otra parte, lo que en ese momento fue un jarro de agua fría se convirtió en mi mejor aliado. Mi debilidad era mi gran fortaleza: la implicación en cada proyecto. En tu propia empresa deberás hacer introspección e identificar tus debilidades y tus fortalezas, y reconocerlas para convertir tus puntos flacos en tus puntos fuertes.

En este caso, dar a cada proyecto el nivel de implicación que necesita para triunfar es lo que ha hecho que ECLECTIA sea una realidad. Está destinada a CRECER con sus clientes, porque sus éxitos son los nuestros, y sus fracasos, por desgracia, también.

Anuncios