Eclectia Marketing TM

Sabemos lo importante que es dar forma a tus ideas. No permitas que una mala planificación te impida conseguir tus metas.


Deja un comentario

‘FACEBOOM’ DE EMPRESA: CEMENTERIO DE MARCAS

No me he vuelto loco, no. Definitivamente, Facebook se ha convertido en un cementerio de marcas. En los últimos años hemos visto como se ha producido un ‘boom’ sin sentido de empresas que han querido estar presente en esta red social y que hoy no son más que cadáveres 2.0.

Nombraré a continuación los diferentes perfiles de empresario con los que me he encontrado en este tiempo; empresarios que se han subido al barco de la ‘socialmoda’ y que desgraciadamente, se les ha llevado la corriente:

 – El fardón “ligón”

Este espécimen, cuya marca se encuentra ya muy cerca del día del juicio final repetía la frase: Mira ‘chati’ tengo Facebook de empresa, estoy en las redes sociales, ¿en tu casa o en la mía?.

Este perfil de empresario es quien crea un Facebook de empresa sin saber porqué. Bueno, en el fondo sí lo sabe: las motivaciones, como su propio nombre indica, no son otras que las de mostrar a sus amigos/conocidos que tiene una empresa. Pero es este tipo de marcas de las que lamentablemente nadie se acuerda.

Antes de hacernos un perfil de empresa en Facebook, hemos de responder, entre otras, a las siguientes preguntas: ¿Para qué voy a crear Facebook? ¿A quién me voy a dirigir? ¿Mis clientes (actuales y potenciales) están en esta red social? ¿Qué mensaje voy a transmitir? ¿Voy a poder dedicar tiempo a actualizarlo y mantenerlo periódicamente?, etc.

– El desconfiado

Desconocen Facebook, no tienen perfil personal y ninguna intención de tenerlo. Para el ‘desconfiado’ la crítica es como la espada de Damocles a punto de caer sobre su ego, y por ello evitan cualquier posibilidad de abrir la vía de interacción con sus clientes bajo la frase “si me critican, se entera todo el mundo porque internet es muy viral”.

Efectivamente Facebook tiene sus pros y sus contras, pero sólo si sabes gestionar una crítica constructiva te servirá para mejorar tu negocio, y si eres capaz de calmar la crítica destructiva o ignorarla a tiempo podrás sacarle provecho.

Pondré el ejemplo de BMW. Durante meses un cliente insatisfecho escribía prácticamente a diario en el perfil de Facebook de la marca. Al principio BMW contestó amablemente mostrando su disposición para solucionar el problema y fue más tarde el resto de usuarios quienes increpaban esta actuación cada vez que hacía un comentario. Realmente era un usuario ‘cansino’ que acabó desapareciendo. ¿Os imagináis que entráis en un cafetería y cada día viene el mismo pesado quejándose del café frio que le sirvieron hace semanas? ¿No acabaríais por decirle algo?

– El camicace “Voyeur”

Hay quienes no tienen ni idea de Facebook, crean un perfil personal y se dedican a lanzar solicitudes de amistad a diestro y siniestro.

Este tipo suele ser el más interactivo y comunicativo. Por lo general desconocen cuál es el objetivo de su cuenta de Facebook, pero hablan con sus usuarios, invitan a sus amigos y hacen que los amigos de sus amigos se conviertan en sus amigos; crean comunidad.

En realidad este tipo de usuarios tiende a no crecer por un sencillo motivo: porque utilizan una cuenta personal y esto obliga a ‘Hacerse amigos’. Una vez aceptada la solicitud de amistad, acceden a la información privada de otros usuarios cuando en realidad son sus clientes. ¿Te gustaría que tu peluquera o panadero viese tus fotos del verano en bañador? entonces no uses un Facebook personal. Como dice el refrán, “donde tengas la olla no metas…” ah no! que este no era el refrán.

– El de los ‘tropecientos’ fans.

Este tipo de empresas invitan a sus amigos, y sus amigos invitan a otros amigos, ¡qué divertido esto de Facebook, que puedes ser fan de cientos de páginas por hacer un favor a un ‘colega’ que tiene un negocio! Pero ahora bien, ¿cuántos de nosotros (me incluyo) hemos dado click a “me gusta” y al tiempo nos hemos olvidado completamente de ellos? o debería decir, ¿cuántos han permitido que nos olvidemos de ellos? Yo le di a “me gusta” lo que significa que aquí estoy interesado en que me cuentes algo interesante…pero te quedas callado. Es como si me invitas a cenar y la cena la tengo que llevar yo.

De qué te sirve primero tener muchos fans si no les cuentas nada interesante, y es más, de qué te sirve tener muchos fans si los que tienes no son tu tipo de cliente. ¿Harías un tuppersex con señoras de 80 años? Tal vez se lo pasen genial, pero no creo que te compren mucho, ¿verdad? Elige tus clientes, no importa que tengas menos fans que tu competencia más directa, no importa la cantidad, sino la calidad.

Para concluir, quiero aconsejar que no seamos borregos y hagamos o intentemos hacer lo que otros hacen porque está de moda; más que beneficiar a nuestra marca, la puede llegar a perjudicar hasta el punto de hacerla formar parte del cementerio de marcas de Facebook. Esta red social puede convertirse en una gran herramienta de comunicación, pero sólo si sabemos cómo usarla.